Categorías
Africa Asia Espacio Mundo Tecnología

Las mejores fotos del “anillo de fuego” el espectacular eclipse que se vio en Asia y África

Este fenómeno astronómico, que sólo se produce una o dos veces al año, empezó poco después de la salida del sol en el centro del continente africano, atravesando la República Democrática del Congo, Sudán del Sur y el norte de Etiopía. Luego avanzó hacia Asia y terminó en el océano Pacífico, en el sur de la isla de Guam, a las 09.32 GMT.Vista desde GandhinagarVista desde GandhinagarEclipse parcialEclipse parcial

Sólo el 2% de la superficie de la Tierra está afectado por la fase total del eclipse, y es lo que lo convierte en un fenómeno excepcional.Un hombre usa un telescopio para proyectar el fenómenoUn hombre usa un telescopio para proyectar el fenómenoPersonas miran el eclipse desde IsraelPersonas miran el eclipse desde IsraelVista desde JornalenVista desde Jornalen

Es menos espectacular que un eclipse total, donde el espacio que ocupa la Luna en el cielo corresponde exactamente al espacio que ocupa el Sol y provoca la noche, como fue el de Chile, Argentina y Uruguay en julio de 2019.Niños usan lentes para ver el eclipse
Niños usan lentes para ver el eclipseUn hombre ve el eclipse desde su celular Un hombre ve el eclipse desde su celularNiñas observan el fenómeno desde Teherán Niñas observan el fenómeno desde TeheránEl eclipse casi total, desde Taiwán El eclipse casi total, desde TaiwánLas radiografías también son usadas para proteger la vista, en JordaniaLas radiografías también son usadas para proteger la vista, en JordaniaVista desde IsarelVista desde IsarelVista desde Nueva DelhiVista desde Nueva DelhiEclipse parcial Eclipse parcialEclipse parcial Eclipse parcialHombre ve el eclipse Hombre ve el eclipseVista parcial desde el Medio OrienteVista parcial desde el Medio OrienteVista desde Nueva DelhiVista desde Nueva DelhiVista desde el CairoVista desde el CairoVista desde el CairoVista desde el CairoVista desde el CairoVista desde el CairoVista parcial desde el CairoVista parcial desde el CairoAficionados a la astronomía, junto a modelos del Sol, la Luna y la Tierra en Jerusalén Aficionados a la astronomía, junto a modelos del Sol, la Luna y la Tierra en JerusalénNueva DelhiNueva DelhiUn cuervo se ve y de fondo el eclipse
Un cuervo se ve y de fondo el eclipseVista desde Jerusalén Vista desde JerusalénVista desde Medio OrienteVista desde Medio OrienteUn hombre mira el eclipse con lentes especiales de protecciónUn hombre mira el eclipse con lentes especiales de protecciónEl eclipse casi en su totalidadEl eclipse casi en su totalidadUna soldado mira desde un telescopio en IsraelUna soldado mira desde un telescopio en IsraelEl eclipse detrás de las nubes El eclipse detrás de las nubesPersonas ven el eclipse con lentes Personas ven el eclipse con lentesUn niño mira desde un cascoUn niño mira desde un casco

MÁS SOBRE ESTOS TEMAS:

Todo lo que hay que saber sobre el espectacular eclipse “anillo de fuego” que cubrirá el cielo esta noche

Categorías
Espacio Investigaciones Tecnología

Una nueva tecnología permite obtener fotos de la luna con una resolución nunca antes vista

Un nuevo y poderoso instrumento para captar imágenes espaciales nos ha dado la posibilidad de explorar de manera increíblemente detallada el lugar donde alunizó el Apolo 15, la novena misión tripulada que viajó a la luna y que fue lanzada en 1971.

Para obtener las imágenes el aparato hace rebotar una potente señal de radar en la superficie lunar. Este nuevo instrumento ha logrado una resolución sin precedentes, logrando mostrar objetos tan pequeños como de 5 metros.

Diseñada para el Telescopio Green Bank en West Virginia por la empresa Raytheon Intelligence & Space, esta tecnología de prueba de concepto allana el camino para imágenes de radar aún más poderosas en el futuro, lo que potencialmente permite a los científicos estudiar objetos incluso tan lejanos como Neptuno.

La obtención de imágenes de la luna por radar no es una idea nueva. Se trata una herramienta extraordinariamente útil para revelar estructuras finas en la superficie y, en longitudes de onda más largas, incluso sondear a más de 10 metros por debajo de la superficie para observar variaciones en la densidad del regolito (aquí en la Tierra, esta tecnología puede ayudarnos a encontrar ruinas enterradas).La luna se ve en el cielo durante la conjunción visible más cercana de Júpiter y Saturno en 400 años, en Tejeda, en la isla de Gran Canaria, España, el 21 de diciembre de 2020 (Reuters/ Borja Suarez)
La luna se ve en el cielo durante la conjunción visible más cercana de Júpiter y Saturno en 400 años, en Tejeda, en la isla de Gran Canaria, España, el 21 de diciembre de 2020 (Reuters/ Borja Suarez)

Pero el Observatorio Green Bank, el Observatorio Nacional de Radioastronomía y Raytheon Intelligence & Space están tratando de impulsar la tecnología aún más.

En una prueba en noviembre del año pasado, el nuevo transmisor envió una señal de radar a la Luna, apuntando específicamente al lugar de aterrizaje del Apolo 15, un pequeño parche de la Luna, en un disco de 3.474,2 kilómetros (2.158,8 millas) de diámetro, cientos de miles de kilómetros de distancia.

Esta señal, cuando se recuperó, fue recopilada por la Very Long Baseline Array; una colección de radiotelescopios en los Estados Unidos básicamente combinándose para crear un plato colector del tamaño de un continente.

El resultado es la imagen que se ve a continuación, en la cual se muestra una hendidura en la parte superior que corresponde a un cráter lunar llamado Hadley C, de unos seis kilómetros de ancho. Al lado, serpenteando, está el Hadley Rille, que los científicos creen que es un tubo de lava colapsado.En esta imagen se observa el cráter Hadley C, de unos seis kilómetros de ancho y al lado, serpenteando, está el Hadley Rille, que los científicos creen que es un tubo de lava colapsado (NRAO/ GBO/ Raytheon/ NSF/ AUI)En esta imagen se observa el cráter Hadley C, de unos seis kilómetros de ancho y al lado, serpenteando, está el Hadley Rille, que los científicos creen que es un tubo de lava colapsado (NRAO/ GBO/ Raytheon/ NSF/ AUI)

Si ya es impresionante el nivel de detalle, lo que venga en el futuro es prometedor y aún más notable. Con el éxito de estas pruebas el equipo trabajará en un transmisor todavía más potente: un sistema de radar de alta potencia de 500 kilovatios que les permitirá ver con mucho más detalle.

Esta herramienta sería útil para todo tipo de ciencia. Podríamos ver nuestra luna más de cerca, seguro. Podíamos ver las lunas de otros planetas. Incluso podría usarse para obtener imágenes de asteroides y desechos espaciales, que son demasiado débiles para ver con telescopios ópticos, pero que podemos sondear usando tecnología de radar.La luna en el cielo vista desde la Tierra (EFE/ Jodson Alves/ archivo)
La luna en el cielo vista desde la Tierra (EFE/ Jodson Alves/ archivo)

Esto podría ayudarnos a comprender mejor la población de objetos, tanto naturales como antropogénicos, en el espacio cercano a la Tierra, lo que a su vez podría ayudar en la defensa planetaria contra objetos potencialmente peligrosos.

“El sistema planeado será un salto adelante en la ciencia de los radares, permitiendo el acceso a características nunca antes vistas del Sistema Solar desde aquí en la Tierra”, dijo la directora del sitio Karen O’Neil del Observatorio Green Bank.

Categorías
Espacio Tecnología

Astrónomos aseguran que descubrir vida extraterrestre será un proceso lento e incierto

Varios astrónomos de todo el mundo reunidos en una conferencia mundial aseguraron que descubrir vida extraterrestre será un proceso lento e incierto de comunicar a la sociedad.

Así, los científicos tiene cada vez más certezas de que detectar vida más allá de la Tierra hará poner a la humanidad en un lugar incómodo de incertidumbre. Los datos iniciales provenientes de poderosos telescopios espaciales, por ejemplo, pueden hacer levantar las cejas y provocar especulaciones sobre la vida extraterrestre posiblemente, pero es probable que no sean lo suficientemente definitivos como para resolver el asunto de su existencia probada por sí solo.Composición de cómo se imaginaban la visita de extraterretres en EEUU en los años 60. (NASA)Composición de cómo se imaginaban la visita de extraterretres en EEUU en los años 60. (NASA)

“Probablemente sea algo que va a ser un descubrimiento lento, no como los pequeños humanoides verdes que llegan aquí en la Tierra asustando a todos que vemos en las películas”, aseguró Sara Seager, astrónoma del Instituto de Tecnología de Massachusetts que se enfoca en detectar exoplanetas, durante un panel realizado el mes pasado en el Congreso Internacional de Astronáutica en Washington.

«Probablemente llevará mucho tiempo», añadió Seager que cree que un descubrimiento lento podría facilitar que las personas lo procesen y su importancia.

Pero la incertidumbre de asimilar ese golpe podría ser generar un momento difícil para los humanos”, explicó Kathyrn Denning, una antropóloga de la Universidad de York en Canadá que piensa mucho sobre estos escenarios, durante la conferencia. “Y, en el caso de detectar potencialmente la vida, mucho de lo que está disponible podría provocar miedo y otras emociones negativas”, agregó.Jóvenes llevaron carteles para divertirse frente al Área 51 el 20 de septiembre de 2019, cuando se espera la afluencia de turistas que responden a una convocatoria por redes sociales para "asaltar" la base y liberar a los supuestos extraterrestres retenidos allí (REUTERS/Jim Urquhart)Jóvenes llevaron carteles para divertirse frente al Área 51 el 20 de septiembre de 2019, cuando se espera la afluencia de turistas que responden a una convocatoria por redes sociales para «asaltar» la base y liberar a los supuestos extraterrestres retenidos allí (REUTERS/Jim Urquhart)

Las especulaciones sobre escenarios de contacto con vida extraterrestre, incluso las imaginadas por los científicos, a menudo son poco alegres. Los patrones modernos de circulación de información favorecen la negatividad y la inexactitud.

Entonces, a Denning le preocupa que una detección de vida que no sea definitiva y pueda dejar que los humanos llenen los espacios en blanco por sí mismos, independientemente de la falta de evidencia. Ese escenario es particularmente preocupante si el descubrimiento es de algún tipo de inteligencia extraterrestre.

Pero los científicos no tienen detalles sobre las capacidades, tecnologías o intenciones de los seres extraterrestres que hallemos. “Eso sería muy emocionante científicamente. Pero para muchas personas, solo crea un espacio mayor para proyectar sus miedos o pensamientos”, agregó. Las antenas de radiotelescopios apuntan a los cielos y buscan una señal extraterrestre en Rusia (AP)Las antenas de radiotelescopios apuntan a los cielos y buscan una señal extraterrestre en Rusia (AP)

“Para prepararnos, deberíamos pasar nuestro tiempo practicando lidiar con la incertidumbre y tener conversaciones que nos hagan tener más confianza en la capacidad de la humanidad para navegar tal descubrimiento”, concluyó.

Seager ve la incertidumbre como un desafío para los científicos también, aunque de una manera diferente. Ella describió la posibilidad de que a medida que los estudios de exoplanetas continúan desarrollándose, la comprensión de las diferentes comunidades sobre la certeza de la vida más allá de la Tierra puede divergir.

Humanos ya visitados

Un estudio publicado en agosto de 2019, postula que en realidad este tipo de vida podría haber visitado la Tierra, pero no el tiempo suficiente para que fueran detectados.El telescopio de Arecibo, en Costa Rica, ya fue utilizado para intentar contactar inteligencia extraterrestre El telescopio de Arecibo, en Costa Rica, ya fue utilizado para intentar contactar inteligencia extraterrestre

De acuerdo con la investigación publicada en The Astronomical Journal, los extraterrestres estarían aprovechando el movimiento de los sistemas estelares para saltar de un lugar a otro, los viajeros de otros lugares de la galaxia se podrían estar tomando su tiempo para explorar la galaxia.

El estudio responde a la «Paradoja de Fermi» que se cuestiona la detección de inteligencia proveniente de otros lugares del universo con la pregunta: «¿Dónde están todos?».

Los autores del estudio sugieren que estos seres podrían estar siendo estratégicos para conocer los diferentes lugares del universo esperando a que las estrellas se aproximen entre si para saltar de una a otra.Hay cuestionamientos en la comunidad científica sobre si estamos preparados para asimilar la noticia de que no estamos solos en le universo (Shutterstock)Hay cuestionamientos en la comunidad científica sobre si estamos preparados para asimilar la noticia de que no estamos solos en le universo (Shutterstock)

“Si no tiene en cuenta el movimiento de las estrellas cuando intenta resolver este problema, básicamente le queda una de dos soluciones (…) o nadie abandona su planeta, o de hecho somos la única civilización tecnológica en la galaxia”, dijo en entrevista el científico informático y autor principal del estudio, Jonathan Carroll-Nellenback.

Esto porque las estrellas y planetas que orbitan dentro de una galaxia tienen diferentes caminos y velocidades. Ocasionalmente se cruzan y ellos esperarían a que sus destinos se acerquen entre sí.

Los científicos aún pueden carecer de lo que consideran evidencia suficiente para identificar realmente esa vida. En definitiva se trata de obtener pruebas confirmables, no solamente aparentemente legítimas o posibles.

Categorías
Espacio Tecnología

Astrónomos descubrieron indicios de vida en las nubes de Venus

Un grupo de astrónomos descubrió en las nubes ácidas de Venus un gas llamado fosfina que indica que los microbios pueden habitar en el vecino inhóspito de la Tierra, un claro indicio de la presencia de vida más allá de nuestro planeta, según un estudio publicado el lunes en Nature Astronomy.

La “presencia aparente” de fosfina fue detectada en las capas nubosas de Venus y podría deberse a un fenómeno desconocido o a una forma de vida, de acuerdo a los científicos. Los investigadores señalaron que en la Tierra, la fosfina es producida por bacterias que prosperan en entornos sin oxígeno.Esta impresión artística representa el planeta Venus, donde los científicos han confirmado la detección de moléculas de fosfina. (ESO / M. Kornmesser y NASA / JPL / Caltech a través de REUTERS)Esta impresión artística representa el planeta Venus, donde los científicos han confirmado la detección de moléculas de fosfina. (ESO / M. Kornmesser y NASA / JPL / Caltech a través de REUTERS)

El equipo científico internacional detectó por primera vez la fosfina usando el telescopio James Clerk Maxwell en Hawai y lo confirmó usando el radiotelescopio Atacama Large Millimeter / submillimeter Array (ALMA) en Chile.

“Me sorprendió mucho, de hecho quedé pasmada”, dijo la astrónoma Jane Greaves de la Universidad de Cardiff en Gales, autora principal de la investigación publicada en la revista Nature Astronomy.

La existencia de vida extraterrestre durante mucho tiempo ha sido una de las cuestiones fundamentales de la ciencia. Los científicos han utilizado sondas y telescopios para buscar “biofirmas”, signos indirectos de vida, en otros planetas y lunas de nuestro sistema solar y más allá.Foto de archivo ilustrativa del planeta Venus visto desde Egipto. 
May 15, 2015. REUTERS/Amr Abdallah DalshFoto de archivo ilustrativa del planeta Venus visto desde Egipto. May 15, 2015. REUTERS/Amr Abdallah Dalsh

“Con lo que sabemos actualmente de Venus, la explicación más plausible de la fosfina, por fantástica que parezca, es la vida”, dijo la astrofísica molecular del Instituto de Tecnología de Massachusetts y coautora del estudio, Clara Sousa-Silva.

“Debo enfatizar que la vida, como explicación de nuestro descubrimiento, debe ser, como siempre, la última posibilidad”, agregó Sousa-Silva. “Esto es importante porque, si es fosfina, y si es vida, significa que no estamos solos. También significa que la vida misma debe ser muy común y debe haber muchos otros planetas habitados en toda nuestra galaxia”.

La fosfina, un átomo de fósforo con tres átomos de hidrógeno unidos, es altamente tóxica para las personas.Esta impresión artística representa el planeta Venus, donde los científicos han confirmado la detección de moléculas de fosfina, cuya representación se muestra en el recuadro. (ESO/M. Kornmesser/L. Calcada & NASA/JPL/Caltech via REUTERS)Esta impresión artística representa el planeta Venus, donde los científicos han confirmado la detección de moléculas de fosfina, cuya representación se muestra en el recuadro. (ESO/M. Kornmesser/L. Calcada & NASA/JPL/Caltech via REUTERS)

Los telescopios terrestres como los que se utilizan en esta investigación ayudan a los científicos a estudiar la química y otras características de los objetos celestes.

Se observó fosfina en 20 partes por mil millones en la atmósfera de Venus, una concentración mínima. Greaves dijo que los investigadores examinaron posibles fuentes no biológicas como vulcanismo, meteoritos, rayos y varios tipos de reacciones químicas, pero ninguna parecía viable.

La investigación continúa para confirmar la presencia de vida o encontrar una explicación alternativa.FOTO DE ARCHIVO: Imagen  cortesía de la NASA que muestra el planeta Venus al inicio de su tránsito del Sol, 5 de junio de 2012. (REUTERS / NASA / AIA / Observatorio de Dinámica Solar)FOTO DE ARCHIVO: Imagen cortesía de la NASA que muestra el planeta Venus al inicio de su tránsito del Sol, 5 de junio de 2012. (REUTERS / NASA / AIA / Observatorio de Dinámica Solar)

Venus es el vecino planetario más cercano a la Tierra. Similar en estructura pero ligeramente más pequeño que la Tierra, es el segundo planeta desde el sol. La Tierra es la tercera. Venus está envuelto en una atmósfera espesa y tóxica que atrapa el calor. Las temperaturas de la superficie alcanzan los 880 grados Fahrenheit (471 grados Celsius), lo suficientemente calientes como para derretir el plomo.

“Solo puedo especular sobre qué vida podría sobrevivir en Venus, si es que está allí. Ninguna vida podría sobrevivir en la superficie de Venus, porque es completamente inhóspita, incluso para bioquímicas completamente diferentes a la nuestra”, Sousa-Silva dijo. “Pero hace mucho tiempo, Venus podría haber tenido vida en su superficie, antes de que un efecto invernadero descontrolado dejara a la mayor parte del planeta completamente inhabitable”.

La prueba del ácido

Algunos científicos han sospechado que las nubes altas de Venus, con temperaturas suaves de alrededor de 30 grados Celsius, podrían albergar microbios aéreos que podrían soportar una acidez extrema. Estas nubes contienen aproximadamente un 90% de ácido sulfúrico. Los microbios terrestres no podrían sobrevivir a esa acidez.Esta ilustración artística muestra la superficie y la atmósfera de Venus, así como moléculas de fosfina. Estas moléculas flotan en las nubes de Venus arrastradas por el viento a altitudes de 55 a 80 km, absorbiendo algunas de las ondas milimétricas que se producen en altitudes más bajas. Fueron detectadas en las nubes altas de Venus en datos del Telescopio James Clerk Maxwell y el Gran telescopio Milímetro/Submilímetro en el desierto de Atacama, en el que ESO es socio. (ESO / M. Kornmesser / L. Calcada vía REUTERS)Esta ilustración artística muestra la superficie y la atmósfera de Venus, así como moléculas de fosfina. Estas moléculas flotan en las nubes de Venus arrastradas por el viento a altitudes de 55 a 80 km, absorbiendo algunas de las ondas milimétricas que se producen en altitudes más bajas. Fueron detectadas en las nubes altas de Venus en datos del Telescopio James Clerk Maxwell y el Gran telescopio Milímetro/Submilímetro en el desierto de Atacama, en el que ESO es socio. (ESO / M. Kornmesser / L. Calcada vía REUTERS)

“Si se trata de microorganismos, tendrían acceso a algo de luz solar y agua, y tal vez vivirían en gotitas de líquido para evitar deshidratarse, pero necesitarían algún mecanismo desconocido para protegerse contra la corrosión por ácido”, dijo Greaves.

En la Tierra, los microorganismos en ambientes “anaeróbicos” – ecosistemas que no dependen del oxígeno – producen fosfina. Estos incluyen plantas de alcantarillado, pantanos, arrozales, marismas, sedimentos lacustres y los excrementos y tractos intestinales de muchos animales. La fosfina también surge de forma no biológica en ciertos entornos industriales.

Para producir fosfina, las bacterias terrestres toman fosfato de minerales o material biológico y agregan hidrógeno.

“Hemos hecho todo lo posible para explicar este descubrimiento sin la necesidad de un proceso biológico.Con nuestro conocimiento actual de la fosfina, Venus y la geoquímica, no podemos explicar la presencia de fosfina en las nubes de Venus. Eso no significa es vida. Simplemente significa que algún proceso exótico está produciendo fosfina, y nuestra comprensión de Venus necesita mejorar”, dijo Clara Sousa-Silva.

Venus debería ser hostil a la fosfina. Su superficie y atmósfera son ricas en compuestos de oxígeno que reaccionarían rápidamente con la fosfina y la destruirían.Los datos de la nave espacial Magellan de la NASA y Pioneer Venus Orbiter se utilizan en una imagen compuesta sin fecha del planeta Venus. (NASA / JPL-Caltech / REUTERS)Los datos de la nave espacial Magellan de la NASA y Pioneer Venus Orbiter se utilizan en una imagen compuesta sin fecha del planeta Venus. (NASA / JPL-Caltech / REUTERS)

“Algo debe estar creando fosfina en Venus tan rápido como se está destruyendo”, dijo la coautora del estudio Anita Richards, astrofísica asociada con la Universidad de Manchester en Inglaterra.

Si bien las naves espaciales robóticas anteriores han visitado Venus, es posible que se necesite una nueva sonda para confirmar la vida.

“Afortunadamente, Venus está justo al lado”, dijo Sousa-Silva. “Así que, literalmente, podemos ir y comprobar”.

Categorías
Espacio Tecnología

¿Puede haber vida en Venus? Astrónomos lo explican

Un grupo de astrónomos descubrió en las nubes de Venus una extraña molécula creada por microbios, lo que apunta a un indicio de vida, reveló el lunes el Observatorio Europeo Austral (ESO).

Los investigadores constataron la “presencia aparente” en las capas nubosas de Venus de fosfina, un gas existente en la Tierra, y su procedencia podría deberse a un fenómeno desconocido o a una forma de vida, según un estudio publicado en Nature Astronomy.

Pero ¿qué significa este hallazgo? De acuerdo a Constantino Baikouzis, investigador astronómico y director del Programa Parque Astronómico de la Matanza, en Buenos Aires, Argentina, lo más llamativo de este estudio es que pongan la lupa en Venus: “Lo que sabemos hasta ahora es que la atmósfera de este planeta posee ácido sulfuroso y sus temperaturas son muy elevadas, por eso nunca se lo consideró como potencial escenario para que haya vida. Este hallazgo reveló que hay capas de fosfina, lo que nos lleva a pensar que se podrían generar por un proceso a partir de un organismo vivo”.

Y es que para producir fosfina, las bacterias terrestres toman fosfato de minerales o material biológico y agregan hidrógeno.

“A partir de este descubrimiento habrá que centrarse en ver si ese gas se puede generar de otro modo que no involucre un organismo vivo. Es decir, tendríamos que ver si se puede generar sin un ser vivo detrás. Es shockeante y emocionante, pero no se podría afirmar que hay vida, se necesitan más pruebas”, explicó Baikouzis.Un grupo de astrónomos descubrió en las nubes de Venus una extraña molécula creada por microbios, lo que apunta a un indicio de vida, reveló el lunes el Observatorio Europeo Austral (ESO).Un grupo de astrónomos descubrió en las nubes de Venus una extraña molécula creada por microbios, lo que apunta a un indicio de vida, reveló el lunes el Observatorio Europeo Austral (ESO).

Venus es el vecino planetario más cercano a la Tierra. Similar en estructura pero ligeramente más pequeño que la Tierra, es el segundo planeta desde el Sol. La Tierra es la tercera. Venus está envuelto en una atmósfera espesa y tóxica que atrapa el calor. Las temperaturas de la superficie alcanzan los 880 grados Fahrenheit (471 grados Celsius), lo suficientemente calientes como para derretir el plomo.

En este sentido, de acuerdo al licenciado Mariano Ribas, jefe de Divulgación Científica del Planetario de la Ciudad de Buenos Aires, Galileo Galilei, el descubrimiento del planeta Venus es una novedad muy curiosa: “Es llamativo que se presente como un potencial escenario para la vida”.

Es la primera vez que se halla fosfina (o fosfano) en uno de los cuatro planetas telúricos del Sistema Solar, “al margen de la Tierra”, indicó Jane S. Greaves, profesora de astronomía de la Universidad de Cardiff, que dirigió el estudio. “Cuando obtuvimos los primeros indicios de fosfina en el espectro de Venus, fue un shock”, agregó la astrónoma, citada en un comunicado.Esta ilustración artística muestra la superficie y la atmósfera de Venus, así como moléculas de fosfina. Estas moléculas flotan en las nubes de Venus arrastradas por el viento a altitudes de 55 a 80 km, absorbiendo algunas de las ondas milimétricas que se producen en altitudes más bajas. Fueron detectadas en las nubes altas de Venus en datos del Telescopio James Clerk Maxwell y el Gran telescopio Milímetro/Submilímetro en el desierto de Atacama, en el que ESO es socio. (ESO / M. Kornmesser / L. Calcada vía REUTERS)Esta ilustración artística muestra la superficie y la atmósfera de Venus, así como moléculas de fosfina. Estas moléculas flotan en las nubes de Venus arrastradas por el viento a altitudes de 55 a 80 km, absorbiendo algunas de las ondas milimétricas que se producen en altitudes más bajas. Fueron detectadas en las nubes altas de Venus en datos del Telescopio James Clerk Maxwell y el Gran telescopio Milímetro/Submilímetro en el desierto de Atacama, en el que ESO es socio. (ESO / M. Kornmesser / L. Calcada vía REUTERS)

“En primer lugar es importante resaltar que el estudio no está confirmando la existencia de vida en Venus. Lo que ocurre es que por supuesto tiene un impacto enorme de si algún día podemos llegar a descubrir vida. En los últimos años se ha trabajado arduamente en planetas como Marte, pero nunca se tuvieron puestos los ojos en Venus”, dijo a Infobae Diego Bagú, director del Planetario de la Universidad Nacional de La Plata.

“No era uno de los escenarios predilectos, a diferencia de Marte, la luna de Saturno o la luna de Júpiter, que se llama Europa. Ambas lunas tienen una cubierta de hielo y por debajo de ese hielo agua en estado líquido. Y cuando hay agua, de algún modo, obviamente cuando intentamos buscar rastro de vida vamos en búsqueda de agua. Por eso es tan novedoso que se realice un estudio sobre Venus”, aseguró Bagú.

De este modo, el especialista explicó que la investigación se realizó gracias a dos radiotelecoscopios: «No se sabe aún si esta fosfina es producida por existencia de vida o por un proceso completamente distinto. Es por este motivo que no podríamos relacionar directamente la existencia de vida con la fosfina”.

¿Qué se debería hacer para confirmar la existencia de vida en Venus? “Hay dos pasos muy importantes a seguir: comprobar que exista la fosfina y seguido a ello, comprobar que sea por la existencia de microorganismos. Por supuesto que es muy interesante porque son todas pistas que podrían indicar que sí hay vida en Venus”, enfatizó Bagú

Categorías
Espacio Tecnología

Así fue el espectacular fenómeno astronómico Estrella de Belén, que no se repetirá hasta el 2080

Júpiter y Saturno, los dos planetas más grandes del sistema solar, se unieron este lunes 21 de diciembre provocando un fenómeno astronómico conocido como la Estrella de Navidad o Estrella de Belén y que no volverá a producirse en estas condiciones hasta el 2080.

“Los planetas aparecerán tan cerca que un dedo meñique con el brazo extendido cubrirá fácilmente ambos planetas en el cielo. Serán fáciles de ver a simple vista mirando hacia el oeste justo después del atardecer, y estará visible aproximadamente una hora”, había adelantado a Infobae Constantino Baikouzis, investigador astronómico y director del Programa Parque Astronómico de la Matanza, en Buenos Aires, Argentina.

¿Cómo ocurre? De acuerdo con el experto, tras la puesta del Sol los dos gigantes gaseosos aparecen en el mismo campo de visión de un instrumento de observación, dando la impresión de que se rozan, aunque en realidad están separados por cientos de millones de kilómetros.

Júpiter, el más grande, tarda 12 años en dar la vuelta al Sol, Saturno, 29. Y cada dos décadas aproximadamente, los dos planetas parece que se acercan cuando observamos la esfera celeste desde la Tierra.

La Gran Conjunción corresponde “al tiempo que necesitan los dos planetas para encontrar posiciones relativas similares respecto de la Tierra”, explicó a la AFP Florent Deleflie, del Observatorio de París.Júpiter, el más grande, tarda 12 años en dar la vuelta al Sol, Saturno, 29. Y cada dos décadas aproximadamente, los dos planetas parece que se acercan cuando observamos la esfera celeste desde la TierraJúpiter, el más grande, tarda 12 años en dar la vuelta al Sol, Saturno, 29. Y cada dos décadas aproximadamente, los dos planetas parece que se acercan cuando observamos la esfera celeste desde la Tierra

Los expertos explican que si bien estos dos planetas se encuentran en esta posición cada 20 años, el encuentro de este año es muy particular, ya que han transcurrido casi 400 años desde que ambos estuvieron tan cerca el uno del otro, y cerca de 800 años desde que el encuentro tiene lugar por la noche, lo que hizo posible que sea visible en casi todas partes del mundo, señaló la NASA. Pero aclaró que esta “cercanía” es una cuestión de perspectiva, ya que en realidad los dos planetas están separados por cientos de millones de kilómetros.

“Técnicamente, hoy era el día de mayor aproximación entre los dos planetas. Sin embargo, si mañana salimos a mirar vamos a poder apreciarlo de la misma manera que hoy, quizás un 10% atenuado. Hoy se terminó el pico máximo. A partir de las diez de la noche (hora Argentina) el fenómeno se empezó a esconder detrás del horizonte”, manifestó en diálogo con Infobae Mariano Ribas, coordinador del Área de Divulgación Científica del Planetario de Buenos Aires, Galileo Galilei.

Desde 1623

En un efecto de perspectiva, los dos gigantes parecerán pegados, “con una distancia de solo seis minutos de arco entre ellos, lo que corresponde a alrededor de una quinta parte del diámetro angular de la Luna”, precisa Deleflie.

“Con un pequeño instrumento de observación, incluso con unos simples prismáticos, podremos ver en el mismo campo los cinturones ecuatoriales de Júpiter y sus principales satélites, así como los anillos de Saturno”, explica el astrónomo.

A simple vista, el acercamiento dará la sensación de que hay un planeta doble, puesto que “Júpiter y Saturno son dos astros muy luminosos”, prosigue.

Este excepcional espectáculo se podrá observar durante varias decenas de minutos, en una noche en la que en varios países hay restricciones como el toque de queda por la pandemia.

La última Gran Conjunción ocurrió en el año 2000, pero para encontrar una distancia tan pequeña como la que se producirá el lunes hay que remontarse a 1623. Y un fenómeno similar no volverá a pasar hasta el 15 de marzo de 2080

Categorías
Espacio Tecnología

Eclipse de Sol 2020: todo lo que dejó el evento astronómico del año

Así fue el eclipse solar que se vivió en Argentina y Chile

El lunes 14 de diciembre, durante dos minutos y 10 segundos un eclipse total de Sol cambió todo el escenario natural en una “diminuta” franja de 90 kilómetros de ancho que cruzó toda la Patagonia de Argentina y Chile.

Ese fenómeno astronómico tuvo un gran impacto en la naturaleza. En el cielo, el día se hizo noche. O mejor dicho un anochecer importante que permitía observar un anillo solar brillante, una Luna negra, planetas como Mercurio y Venus y algunas de las estrellas más brillantes del cielo. En tierra, los privilegiados observadores entraron en un cono de sombra que hizo caer la temperatura entre 3 y 5 grados, se incrementó el viento y el horizonte se hizo igual de luminoso en los 360 grados de dirección para asombro de los presentes.PlayEclipse Total de Sol 2020: cómo fue visible en Sudamérica

El eclipse solar es un evento astronómico único donde la Luna arroja una sombra en la Tierra, bloqueando completa o parcialmente la luz del Sol en algunas áreas. Se trata de una alineación exacta de los tres cuerpos que conjugan en un mismo punto en el espacio y que ocurre aproximadamente cada 18 meses en algún lugar de la Tierra. El próximo será el 4 de diciembre de 2021 y podrá ser visto en la Antártida.

Tal como ocurrió el 2 de julio de 2019, los dos únicos países en todo el mundo donde el mayor espectáculo astronómico se desarrolló en forma total fueron Argentina y Chile, para admiración de miles de personas que lo pudieron observar en esa exclusiva “franja de totalidad” que se extendió de Oeste a Este hasta culminar en el Océano Atlántico.El eclipse solar total en todo su esplendor (Reuters)El eclipse solar total en todo su esplendor (Reuters)

Esta increíble franja en Argentina atravesó las localidades cordilleranas de Junín de los Andes, Malleo, Pilolil, Aluminé, Estancia San Ignacio, Las Coloradas, Sañico, Estancia La Negra, Zaina Yegua, Piedra del Águila y Bajada Colorada en la provincia de Neuquén. Y El Cuy, Sierra Colorada, Ramos Mexia y Valcheta, en la línea sur de la provincia de Río Negro. Y las localidades de San Antonio, Las Grutas y El Cóndor, ubicadas en la costa atlántica.

“Este eclipse tuvo mil vicisitudes pero al final logramos observarlo. Fue emocionante viajar a Valcheta, en Río Negro con mi hermano y mi hijo Marco de 15 años. Y más emocionante fue la tensión vivida antes de observarlo. Los días previos y el mismo día del eclipse hubo mucha nubosidad e inclusive tres momentos de lluvia. Cuando faltaban 7 minutos para la totalidad se abrió un pequeño hueco en el cielo que permitió ver el Sol. Con el 80% del cielo nublado todos rezaban para que no se cerrara. Al final, el eclipse llegó y la sombra cubrió todo el campamento astronómico que se había improvisado. Me abracé con mi hermano y mi hijo y lloramos”, relató a Infobae, Mariano Ribas, coordinador del Área de Divulgación Científica del Planetario de Buenos Aires, Galileo Galilei, todavía emocionado ya que el viernes último la NASA lo distinguió con la mejor foto astronómica del día, que no era otra que una suya del eclipse formando un anillo de diamantes en medio de la nubosidad rionegrina.Durante el juego de sombras de la Luna Nueva, este anillo de diamantes relucientes fue visto por un momento, incluso en cielos nublados. Conocido como el efecto de anillo de diamantes, el espectáculo transitorio en realidad ocurre dos veces. Justo antes e inmediatamente después de la totalidad, una fina franja de disco solar visible detrás del borde de la Luna crea la apariencia de una joya brillante engastada en un anillo oscuro. Esta dramática instantánea del camino de la totalidad en el norte de la Patagonia, Argentina, captura el segundo anillo de diamantes de este eclipse, junto con llamativas prominencias solares elevadas más allá del borde de la silueta de la Luna (Foto: Mariano Ribas)Durante el juego de sombras de la Luna Nueva, este anillo de diamantes relucientes fue visto por un momento, incluso en cielos nublados. Conocido como el efecto de anillo de diamantes, el espectáculo transitorio en realidad ocurre dos veces. Justo antes e inmediatamente después de la totalidad, una fina franja de disco solar visible detrás del borde de la Luna crea la apariencia de una joya brillante engastada en un anillo oscuro. Esta dramática instantánea del camino de la totalidad en el norte de la Patagonia, Argentina, captura el segundo anillo de diamantes de este eclipse, junto con llamativas prominencias solares elevadas más allá del borde de la silueta de la Luna (Foto: Mariano Ribas)

“Alrededor nuestro, las 300 personas que integraban este campamento astronómico organizado por el grupo Osiris de El Bolsón y Bariloche, entre las que se encontraban científicos, astrónomos, meteorólogos, aficionados y curiosos aplaudían, se miraban exultantes, reían y gritaban. Era una especie de aldea colectiva que vibraba con el eclipse de Sol”, agregó Ribas.

Juan Facundo Albacete Colombo, investigador independiente del Conicet, cuya especialidad de estudio es la astrofísica de altas energías, fue otro de los científicos que viajó especialmente para observar el eclipse. “Fue una experiencia muy movilizante. El día arrancó con muchas nubes y mucha incertidumbre. Había mucho viento del sudoeste que provenía desde el mar. Pero el cielo se abrió antes del eclipse. A las 13.20 tuvimos la totalidad, que fue una cosa increíble, que me hizo entender por qué las personas se trasladan miles de kilómetros para observarlo y vivirlo”, agregó el experto. “Hay mucha dispersión de luz. Se pudo ver también a Venus, algunas estrellas y varios satélites. Lo más impactante era ver en el horizonte, en los 360 grados, un atardecer único. Los atardeceres siempre tienen una sola intensidad hacia el oeste. Pero aquí era atardecer simétrico en todo el horizonte. Estábamos dentro de una sombra circular”, completó Albacete.Los eclipses de Sol ocurren aproximadamente cada 18 meses (NASA)Los eclipses de Sol ocurren aproximadamente cada 18 meses (NASA)

Susana Pedrosa es doctora en Física y trabaja en el Instituto de Astronomía y Física del Espacio. Desde una estación de servicio de Ramos Mexía, cerca de la localidad de Valcheta, en Río Negro explicó por teléfono a Infobae su experiencia al observar el eclipse solar total.

Todavía estoy emocionada”, dijo Pedrosa cuando ya habían pasado dos horas del eclipse. “Estuvo increíble y fue muy hermoso. Al principio lo vivimos con muchos nervios, porque el cielo estaba nublado y no había buen pronóstico de observación. Pero a 10 minutos del comienzo de la totalidad, el cielo se despejó y pudimos ver el eclipse solar total en toda su dimensión. Fue una sensación muy sobrecogedora. No se hizo de noche total, pero fue un anochecer de un color azul especial, donde se podían ver las estrellas y planetas en pleno día”, afirmó la especialista, que contó que también pudo compartir la experiencia con la gente que se acercaba a ver por su telescopio y con los anteojos especiales que habían repartido.La magnificencia de la corona solar develada tras el eclipse (Foto Eclipsor)La magnificencia de la corona solar develada tras el eclipse (Foto Eclipsor)

“Viajamos a Valcheta para hacer un registro fotográfico del evento, desde Tierra con telescopios y cámaras, y desde la estratósfera con el Proyecto Eclipsor, un globo meteorológico que se elevaría con cámaras para registrarlo desde una perspectiva diferente. El lunes amaneció nublado y tremendamente ventoso. Después de desayunar, parte del equipo fue hacia las cercanías de Sierra Colorada, desde donde intentarían lanzar el Eclipsor 2, nuestro globo con cámaras. El resto del equipo nos dirigimos al predio para empezar a armar los equipos para el registro fotográfico desde Tierra y desde donde monitorearíamos el vuelo del Eclipsor 2. El lugar de observación nos recibió con ráfagas de 70 km/h, tormentas de polvo y una gruesa cobertura de nubes. Sin perder el optimismo armamos los equipos mientras poco a poco se sumaba más gente al predio. A medida que avanzaba la etapa parcial del eclipse se producían claros en las nubes que permitían observarlo y fotografiarlo, aunque el viento y el polvo dificultaban tremendamente la tarea, trayendo incluso lluvia por momentos, lo que nos obligó a cubrir y descubrir permanentemente los equipos con bolsas y plásticos”, relató a Infobae Franco Meconi, periodista y uno de los tres integrantes del proyecto Eclipsor junto al físico Christian Schmiegelow y el fotógrafo Alex Sly.Integrantes del Proyecto Eclipsor2 en la calibración de los instrumentos astronómicos (Foto Eclipsor)Integrantes del Proyecto Eclipsor2 en la calibración de los instrumentos astronómicos (Foto Eclipsor)

Entonces llegaron las noticias del equipo de lanzamiento del Eclipsor: no eran buenas. Mientras se inflaba el globo con helio, una ráfaga lo envolvió y enroscó sobre sí mismo, y terminó por rasgarlo, frustrando el lanzamiento. De vuelta en el predio de observación el polvo amenazaba con dañar irreparablemente computadoras y cámaras, y el viento volaba carteles y hasta volteó uno de los baños químicos. Entrado el mediodía el cielo empezó a abrirse tímidamente. A cinco minutos de la totalidad parecía que las nubes iban a ofrecer una tregua e íbamos a poder disfrutar del increíble espectáculo. 4 minutos y seguía despejado. 3, 2, 1 y la Luna finalmente ocultó por completo al Sol en un parche despejado de cielo, apenas salpicado por algunas nubes que le daban un aspecto aún más surrealista al espectáculo. El día se hizo noche, brillaron algunas estrellas y planetas y todo el predio se deshizo en aplausos, gritos e incluso lágrimas. Las cámaras dispararon ráfagas furiosas a lo largo de lo poco más de dos minutos que duró la totalidad. Ya no importaban el polvo, el viento, e incluso el lanzamiento frustrado. Poder ser testigos del increíble espectáculo de la totalidad ya era recompensa suficiente. Durante la segunda etapa de la parcialidad, cuando la Luna ya descubría al Sol siguiendo su camino, el clima mejoró y pudimos completar la secuencia. Absolutamente agotados y felices terminamos la observación, habiendo podido incluso registrar este increíble fenómeno con fotos que atesoraremos para siempre como recuerdo de esta inolvidable expedición para observar y fotografiar el eclipse del 14 de diciembre de 2020 en la Patagonia”, concluyo Meconi.Una llamarada de hidrógeno se eleva desde la corona solar  (Foto Eclipsor)Una llamarada de hidrógeno se eleva desde la corona solar (Foto Eclipsor)

La ciencia detrás del eclipse de Sol

Es sabido que en cada eclipse, los científicos aprovechan la ocasión para estudiar en detalle la corona solar, esa especie de “atmósfera” del Sol que es imposible observarla a simple vista o con telescopios, a menos que haya un eclipse solar total, como el que tuvo lugar hoy. Esta corona solar es una región de violentas explosiones que lanzan plasma, un gas súper caliente y con carga electromagnética que conforma la atmósfera exterior del Sol.

Durante un eclipse solar total, la Luna se interpone entre la Tierra y el Sol, bloqueando su intenso brillo y permitiendo observar la corona que lo rodea. Se trata del momento cumbre del espectáculo astronómico, donde durante unos 2 minutos puede verse un anillo blanco en el cielo. Allí, los científicos aprovechan esos instantes para estudiar la estructura de la atmósfera del Sol y analizar su evolución. Esta misteriosa corona solar es uno de grandes enigmas de la astronomía ya que es mucho más caliente que la superficie del Sol. Mientras la superficie solar supera los 5.500 Cº, la corona puede alcanzar una temperatura 400 veces mayor.La Luna cubre todo el disco solar en la Patagonia argentina (AP Photo/Natacha Pisarenko)La Luna cubre todo el disco solar en la Patagonia argentina (AP Photo/Natacha Pisarenko)

“En este eclipse se pudo ver la corona solar y su estructura, que sigue las líneas de campo magnéticos. También los fenómenos de actividad solar como las protuberancias y la cromósfera, la capa solar más baja que la corona que tiene un color rojizo”. Y ya fuera de lo que es la estructura solar ‘el fenómeno de las perlas de Baily’, que ocurre cuando los últimos rayos de Sol pasan por los valles del limbo lunar”, explicó el investigador Independiente del CONICET en el Instituto de Astronomía y Física del Espacio (CONICET-UBA) y presidente de la Asociación Argentina de Astronomía, Leonardo J. Pellizza.

El eclipse afecta el comportamiento de los animales, sobre todo los que tienen hábitos circadianos debido a la repentina falta de luz y la temperatura disminuye por la falta de radiación solar en la zona del eclipse total, se levanta una suave brisa”, resaltó. Se trata de “un simple fenómeno geométrico, que se repite por la regularidad de las órbitas terrestre y lunar. Esto muestra la existencia de leyes que gobiernan los fenómenos naturales, que son las que busca revelar la ciencia”, señaló Pellizza. Un espectáculo único que habrá que esperar hasta el 4 de diciembre 2021 para que se repita, y que ocurrirá en la Antártida Argentina.Foto del eclipse en Chile, donde las nubes trajeron problemas para observarlo - REUTERS/Ivan AlvaradoFoto del eclipse en Chile, donde las nubes trajeron problemas para observarlo – REUTERS/Ivan Alvarado

Los investigadores explican al eclipse solar total en relación con los tamaños del Sol y la Luna y su distancia de nuestro planeta.”El Sol es 400 veces más grande que la Luna y se encuentra aproximadamente 400 veces más lejos de la Tierra. Debido a esta coincidencia, la Luna parece lo suficientemente grande como para cubrir el Sol por completo durante el eclipse total de Sol”, precisó Ribas.

Una de las curiosidades que presentan los eclipses solares totales es que, según afirman los científicos, no serán por siempre. Debido a que la Luna se aleja todos los años 3,8 centímetros de la Tierradentro de un milenio la circunferencia lunar no llegará a tapar por completo el disco del Sol, por lo que en la Tierra no se podrán observar más los espectaculares eclipses solares totales.Chicos en Buenos Aires disfrutan del eclipse parcial de Sol - REUTERS/Agustin MarcarianChicos en Buenos Aires disfrutan del eclipse parcial de Sol – REUTERS/Agustin Marcarian

“La Tierra aporta 784,1 newtons de fuerza (cerca de 79 kilos), la Luna aporta 0,0029 newtons (0,02 kg) y el Sol, 0,4633 newtons (0,45 kg). Pero como la Tierra también rota, aporta una fuerza centrífuga ‘anti-gravedad’ que se puede calcular”, indicaron los expertos. Tras combinar estos puntos en la ecuación correspondiente, la NASA concluyó: “¡Durante el eclipse sos 1,8 libras (0,77 kilos) más liviano!”. La cifra variará proporcionalmente según el peso de cada persona, pero muchos tendrán algún motivo para alegrarse, al menos por un instante.

Los especialistas añadieron que cuando la Tierra, la Luna y el Sol están en la misma línea, la superficie terrestre se eleva unos 40 milímetros en buena parte del mundo. Si bien no se podría decir que uno es más alto, la agencia señaló: “Siéntete libre se creer que estás 40 milímetros más cerca del Sol”.Los eclipses son fenómenos naturales que traen cambios perceptibles en la Tierra (NASA)Los eclipses son fenómenos naturales que traen cambios perceptibles en la Tierra (NASA)

Pero el eclipse solar total también tuvo efectos imperceptibles, como la pérdida repentina de la radiación ultravioleta extrema del Sol, que genera la capa ionizada de la atmósfera de la Tierra, llamada ionosfera. Esta región en constante cambio crece y se reduce según las condiciones solares. “El eclipse apaga la fuente de radiación de alta energía de la ionosfera”, explicó Bob Marshall, científico espacial de la Universidad de Colorado Boulder e investigador principal de uno de los estudios. “Sin la radiación ionizante, la ionosfera se relajará, pasando de las condiciones diurnas a las nocturnas y luego volverá después del eclipse”, agregó.

“Así, se puede saber exactamente cuánta radiación solar está bloqueada, el área de tierra sobre la que está bloqueada y por cuánto tiempo”, precisó Phil Erickson, investigador principal en el Observatorio Haystack del Instituto de Tecnología de Massachusetts en Westford. Según los datos recabados por el eclipse solar total ocurrido en 2017 en EEUU, la NASA explica que lógicamente hay una disminución de la temperatura por unos breves minutos. Dicho descenso equivale a la diferencia de temperatura que existe entre el día y la noche en esa época del año, para ese lugar. De tal modo, la baja puede rondó entre los 3ºC y 5ºC.Eclipse parcial observado en Porto Alegre, Brasil - REUTERS/Diego VaraEclipse parcial observado en Porto Alegre, Brasil – REUTERS/Diego Vara

Otra de las modificaciones ligadas a la variación de la temperatura es el cambio de dirección y velocidad del viento, tal como reveló una investigación de la Universidad de Reading (Reino Unido). Esto sucede debido a que el aire caliente deja de elevarse desde el suelo y se extiende durante el transcurso del eclipse. El fenómeno astronómico también repercutirá en el estado y percepciones de animales y plantas, ya que por breves minutos estarán desconcertados al producirse una oscuridad similar a la del anochecer, para luego volver a ser de día.

Un eclipse solar total ocurre cada 18 meses en algún lugar del mundo, pero pueden pasar muchos años antes de que pueda suceder en el mismo lugar. De hecho, para que vuelva a pasar por la Argentina habrá que esperar hasta el año 2048.El próximo eclipse solar será en la Antártida el 4 de diciembre de 2021 (AP Photo/Natacha Pisarenko)

Categorías
Espacio Tecnología

Estas serán las 11 misiones espaciales más importantes de 2021

Como tantas otras cosas en 2020, las misiones espaciales programadas resultaron afectadas por la pandemia de COVID-19. Algunas tuvieron éxito: SpaceX envió astronautas al espacio, China trajo a al Tierra rocas de la Luna, por ejemplo. Pero muchas otras quedaron congeladas cuando la mayoría de las instalaciones de la NASA debieron cerrar, y el rover Rosalind Franklin, de la Agencia Espacial Europea y la Corporación Estatal Rusa Roscosmos, postergó sus tareas hasta 2022.

MIT Technology Report hizo una selección de las misiones espaciales más importantes programadas para 2021, aunque tanto por la pandemia como por lo impredecible de la exploración podrían demorarse, cancelarse o fracasar. Su descripción cerró con un puntaje de probabilidad de éxito, que otorgó un único 10/10 y un notorio 1/10.

Trío de misiones a Marte, febreroUn rendering del Perseverance. El rover buscará señales de vida en Marte  (NASA/JPL-CALTECH)
Un rendering del Perseverance. El rover buscará señales de vida en Marte (NASA/JPL-CALTECH)

El planeta vecino recibirá no una sino tres misiones, cada una lanzada y operada por un país diferente: el orbitador Hope, de Emiratos Árabes Unidos; el rover Perseverance, de la NASA, y la combinación de orbitador, módulo de aterrizaje y rover de China, Tianwen-1. Las tres misiones alcanzarán la órbita marciana en febrero; el Perseverance llegará a la superficie a finales de ese mes y el Tianwen-1, en abril.

Hope realizará indagaciones atmosféricas para establecer por qué Marte tiene pérdidas de hidrógeno y oxígeno, entre otras incógnitas. Tianwen-1 y Perseverance buscarán señales de vida (”pasada o presente”, aclaró la publicación del Instituto de Tecnología de Massachusetts) y pistas sobre la geología del planeta.

Para Estados Unidos será una visita repetida; para China y los Emiratos Árabes Unidos, en cambio, será la primera vez en Marte.

Puntaje de MIT Technology Review: 9/10.

Segunda prueba del Starliner de Boeing, 29 de marzoSe coloca una carpa protectora sobre la nave Boeing CST-100 Starliner, que había sido lanzada en un cohete Atlas V de la United Launch Alliance, luego de su descenso en paracaídas tras una prueba de vuelo orbital abreviada para los programas de la tripulación comercial de la NASA en White Sands, Nuevo México, EE.UU. 22 de diciembre, 2019. NASA/Bill Ingalls via REUTERSSe coloca una carpa protectora sobre la nave Boeing CST-100 Starliner, que había sido lanzada en un cohete Atlas V de la United Launch Alliance, luego de su descenso en paracaídas tras una prueba de vuelo orbital abreviada para los programas de la tripulación comercial de la NASA en White Sands, Nuevo México, EE.UU. 22 de diciembre, 2019. NASA/Bill Ingalls via REUTERS

Además del Crew Dragon, de Space, la NASA espera emplear el Starliner, de Boeing, para llevar y traer astronautas a la Estación Espacial Internacional (ISS). Starliner fracasó en su primer intento, en diciembre de 2019: su software reveló muchos errores, entre ellos algunos que podrían haber causado la destrucción total de la cápsula.

Luego de una completa revisión del código y de haber probado los sistemas de Starliner de diferentes maneras, su fabricante volverá a intentarlo. Si esta vez todo sale bien, a finales de 2021 la cápsula recorrerá rutinariamente la distancia entre la Tierra y la ISS.

Puntaje de MIT Technology Review: 8/10.

Primeras misiones de CLPS a la Luna, junio y octubreIlustración del aterrizador Peregrine

Ilustración del aterrizador Peregrine

El programa Artemisa de la NASA es más ambicioso que el Apolo, al que ha sucedido: además de llevar y traer gente al satélite, espera dejar colonos y sumar a la empresa privada. Para eso se crearon los Servicios Comerciales de Carga Útil Lunar (CLPS), “una oportunidad para que pequeñas compañías interesadas en hacer algo en la Luna” puedan acceder a ese destino tanto para probar naves que puedan llevar materiales como para estrenar tecnología o hacer exploraciones científicas.

El módulo de aterrizaje Peregrine, de Astrobotic Technology, que se lanzará en el vuelo inaugural del cohete Vulcan Centaur, de United Launch Alliance, llevará los primeros 28 envíos a la Luna, en junio. Y en octubre lo hará el módulo de aterrizaje Nova-C, de Intuitive Machine, impulsado por un cohete Falcon 9 de SpaceX, con al menos cinco cargas de la NASA.

Puntaje de MIT Technology Review: 6/10, porque “alunizar sigue siendo difícil para los novatos”.

La despedida de Juno, 30 de julio Estas imágenes de la misión Juno de la NASA muestran tres vistas de un "punto caliente" de Júpiter. (NASA/JPL-CALTECH/SWRI/MSSS)
Estas imágenes de la misión Juno de la NASA muestran tres vistas de un «punto caliente» de Júpiter. (NASA/JPL-CALTECH/SWRI/MSSS)

La nave espacial Juno, de la NASA, ha circulado en la órbita de Júpiter desde julio de 2016, gracias a lo cual se han obtenido valiosos datos sobre la atmósfera, la gravedad, el campo magnético y la geología del planeta más grande del sistema solar. También ha capturado imágenes maravillosas, de las nubes de colores vibrantes en la superficie de Júpiter. Hacia ellas se dirigirá Juno en su misión final, el 30 de julio, para recoger tantos datos sobre la atmósfera como sea posible antes de que termine desgarrada por la violenta presión.

En los últimos meses se comenzó a discutir la posibilidad de extender la misión de Juno hasta septiembre de 2025, para que obtenga información sobre las lunas de Júpiter. Pero hasta el momento no se ha confirmado si la nave vivirá unos años más.

Puntaje de MIT Technology Review: 10/10, porque “prácticamente no hay manera de que salga mal la destrucción total de una nave”.

Luna 25, octubre

La última misión de Rusia a la Luna fue, en realidad, soviética: Luna 24 se realizó en 1976. Acaso por el crecimiento de Artemisa y del proyecto chino, el programa ruso volvió a activarse y este año realizará su vigésimo quinta misión. Luna 25 será un módulo de aterrizaje destinado al polo sur del satélite de la Tierra, en el que se pondrá a prueba una nueva tecnología de aterrizaje que, si funciona, se empleará en las futuras misiones con robots. Y también llevará una serie de instrumentos para estudiar el suelo una vez allí.

Puntaje de MIT Technology Review: 8/10.

SpaceX Axiom Space 1, octubreLa nave espacial Crew Dragon "Endeavour" de SpaceX fotografiada por los astronautas Bob Behnken y Chris Cassidy mientras realizaban una caminata espacial el 1 de julio de 2020.La nave espacial Crew Dragon «Endeavour» de SpaceX fotografiada por los astronautas Bob Behnken y Chris Cassidy mientras realizaban una caminata espacial el 1 de julio de 2020.

AX-1, la misión planeada de Crew Dragon, de SpaceX, a la ISS, para Axiom Space, llevará un equipo privado para que pase ocho días en la estación. La primera misión privada de Space X será también la primera con ciudadanos comunes. O no tanto: “Podría involucrar a Tom Cruise”, agregó el MIT.

Puntaje de MIT Technology Review: 9/10.

Telescopio espacial James Webb, 31 de octubreEl telescopio espacial James Webb de la NASA en la sala limpia de Northrop Grumman, Redondo Beach, California, en julio de 2020.
(NASA/CHRIS GUNN)El telescopio espacial James Webb de la NASA en la sala limpia de Northrop Grumman, Redondo Beach, California, en julio de 2020. (NASA/CHRIS GUNN)

Este proyecto de la NASA sufrió varias demoras, acaso porque es “una de las misiones científicas más ambiciosas de memoria reciente”, según la publicación. JWST, que ha sido el reemplazo de los telescopios Hubble y Spitzer se especializa en observaciones infrarrojas de última tecnología desde la órbita de la Tierra, lo cual implica que tiene el potencial de estudiar las atmósferas de exoplanetas y exolunas muy distantes para investigar si tienen signos bioquímicos.

Puntaje de MIT Technology Review: 3/10, porque a nadie asombraría “si se anunciara una nueva demora”.

Artemisa 1/SLS 1, noviembreLa NASA ha certificado que la nave espacial Artemisa I está en condiciones de volar, lista para aventurarse a la vecindad lunar y regresar a casa tras un aterrizaje y su posterior recuperación.
La NASA ha certificado que la nave espacial Artemisa I está en condiciones de volar, lista para aventurarse a la vecindad lunar y regresar a casa tras un aterrizaje y su posterior recuperación.

Orion, la cápsula que la NASA construyó para enviar —en un futuro no muy lejano— personas a la luna saldrá al espacio por primera vez desde 2014, y por primera vez más allá de la órbita terrestre. Dentro del programa Artemisa, Orion cumplirá, sin tripulación, una misión de 25,5 días de ida y vuelta a la Luna. La idea es comprobar el hardware, el software y los sistemas que hacen posible la vida humana en el espacio.

Artemisa 1 también permitirá el debut del Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS), el cohete más potente que se haya construido hasta ahora. Dado que el desarrollo del SLS ha estado marcado por una gran cantidad de demoras, no hay garantías de que esté listo (tampoco Orion) en noviembre. “Pero si lo están, hay que prepararse para un tremendo lanzamiento”, según MIT.Pruebas del SLS en el Centro Stennis de la NASA (NASA)
Pruebas del SLS en el Centro Stennis de la NASA (NASA)

Puntaje de MIT Technology Review: 1/10, porque “el único proyecto de la NASA que ha tenido más demoras que JWST es SLS”.

Estación Espacial China, comienzos de 2021

El programa Tiangong de China tiene como fase inmediata una estación espacial orbital con un tamaño equivalente a la quinta parte de la ISS. La primera parte —el módulo central, llamado Tinahe— será lanzada en los primeros meses de 2021; le seguirán otras 10 misiones, en los 24 meses siguientes, para completar la construcción de la estación que tendrá una vida útil estimada en 10 años.

Puntaje de MIT Technology Review: 5/10, porque “China no se destaca por cumplir con los plazos, tampoco”.

LauncherOne, comienzos de 2021En mayo de 2020 se suspendió el primer intento de lanzamiento, por una falla en el propulsor (Virgin Orbit / AFP)En mayo de 2020 se suspendió el primer intento de lanzamiento, por una falla en el propulsor (Virgin Orbit / AFP)

Virgin Orbit todavía no ha realizado un viaje de prueba exitoso de su vehículo de lanzamiento orbital, pero ya tiene clientes apurados por reservar sus lugares en misiones de carga pequeña durante 2021. Al igual que su empresa hermana Virgin Galactic, la compañía tratará de usar la tecnología de lanzamiento por aire, en la cual una nave lleva un cohete hasta cierto punto y lo suelta para que vuele el resto del trayecto.

En mayo de 2020 se suspendió el primer intento de lanzamiento, por una falla en el propulsor. El segundo intento iba a suceder en diciembre, pero las restricciones debidas a la pandemia lo hicieron imposible. Apenas se abra la oportunidad, Virgin Orbit completará la prueba.

Puntaje de MIT Technology Review: 8/10.

El gran momento de Blue Origin, fecha a determinarSimulación de alunizaje de un cohete New Shepard con el nuyevo sensor de precisión de la NASA (BLUE ORIGIN)
Simulación de alunizaje de un cohete New Shepard con el nuyevo sensor de precisión de la NASA (BLUE ORIGIN)

La empresa espacial de Jeff Bezos ha planeado dos grandes misiones para 2021. Una de ellas consiste en enviar gente al espacio en un vuelo suborbital del New Shepard, de lanzamiento y aterrizaje verticales, que ya se ha lanzado 13 veces para comprobar su capacidad de ser reutilizado. Sería un primer experimento en el turismo espacial.

El otro proyecto, de mayor envergadura, es New Glenn: un vehículo pesado de lanzamiento que se supone que tendrá más potencia que un Falcon Heavy de SpaceX. Aunque se ha conocido muy poco sobre New Glenn, Blue Origin espera hacer el lanzamiento antes del fin de 2021.

Puntaje de MIT Technology Review: 2/10, porque es necesario realizar algunas misiones más con el New Shepard antes de abrir sus puertas a los humanos y porque el desarrollo de New Glenn parece muy lento.

Categorías
Espacio Investigaciones Tecnología

SpaceX vs NASA: ¿quién será el primero en volver a llevar al Hombre a la Luna?

Generadora de millones de historias y sueños, ella brilla en la noche, inalcanzable. Por lo menos para los humanos, hace casi medio siglo. Desde diciembre de 1972 que nuestro satélite natural, la Luna, no es visitado por la especie humana. Y aquella hazaña espacial, la más grande hecha por el hombre en la historia, no se ha vuelto a repetir.

La carrera espacial ocurrida en los 60 y 70, protagonizada por Estados Unidos y la Ex Unión Soviética, rindió sus frutos, con el primer satélite artificial, el ruso Sputnik; el primer hombre en el espacio (el ruso Yuri Gagarin) y la primera llegada a la Luna por los estadounidenses Neil Armstrong y Buzz Aldrin.La imagen icónica de la llegada del hombre en a la Luna con la marca de la pisada de la bota del astronauta Buzz Aldrin el 20 de julio de 1969 - Image credit: NASALa imagen icónica de la llegada del hombre en a la Luna con la marca de la pisada de la bota del astronauta Buzz Aldrin el 20 de julio de 1969 – Image credit: NASA

Y cuando el presupuesto para seguir enviando misiones espaciales se terminó y el interés de los norteamericanos en la Luna se desdibujó, al saberse ganadores de dicha competencia a dientes apretados, nadie puso más un pie en su polvorienta superficie. La ciencia y el presupuesto espacial de varias naciones fueron destinados a probar la habitabilidad prolongada del hombre y la mujer fuera de la Tierra, pero acá nomás, a 400 kilómetros de altura en la Estación Espacial Internacional (EEI) que desde hace 20 años tiene humanos viviendo y haciendo experimentos en forma ininterrumpida.

En los últimos años, otra carrera espacial tuvo lugar. Y es la protagonizada por empresas privadas que vieron en el espacio la oportunidad de crecer y expandirse, ante la quietud de varias naciones por promover el desarrollo espacial, más allá de las misiones robóticas enviadas a otros planetas. El interés por los vuelos espaciales humanos comerciales posibilitó que empresas como SpaceXBlue OriginVirgin GalacticBoeing con su cápsula Starliner y otras más se animaran a cruzar la atmósfera terrestre en busca de los límites naturales planetarios.Elon Musk está al frente de la innovadora empresa espacial SpaceX -  REUTERS/Steve Nesius/File PhotoElon Musk está al frente de la innovadora empresa espacial SpaceX – REUTERS/Steve Nesius/File Photo

SpaceX, la empresa del multimillonario innovador Elon Musk, parece ser hasta ahora la gran ganadora y quien lleva la punta en las misiones comerciales actuales. Además de desarrollar cohetes propios y utilizarlos para poner en órbita satélites de varias naciones, como lo hizo con los dos Saocom A y B argentinos en los últimos 3 años, fue por más y se propuso enviar astronautas en sus propios cohetes y cápsulas.

Así fue que logró en 2020 el primer viaje espacial tripulado a la EEI con su propio cohete Falcon 9 y la cápsula espacial Dragon. Observando su capacidad innovadora y exitosala NASA seleccionó a la empresa privada SpaceX para que forme parte de sus operaciones comerciales de vuelos espaciales. Pero más allá de este convenio, la empresa privada también está siguiendo su propia agenda de exploración espacial y casi semanalmente su dueño Elon Musk lo recuerda en su cuenta de Twitter cuando imagina sus cohetes despegando a la Luna o llegando a Marte.La cápsula Dragon Crew acoplada en lo alto del cohete Falcon 9, que transportó a los astronautas Doug Hurley y Bob Behnken de la NASA, en la plataforma 39A del Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral (Florida, EE.UU.). EFE/SpaceX
La cápsula Dragon Crew acoplada en lo alto del cohete Falcon 9, que transportó a los astronautas Doug Hurley y Bob Behnken de la NASA, en la plataforma 39A del Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral (Florida, EE.UU.). EFE/SpaceX

Para lograr que este sueño se convierta en realidad, SpaceX está desarrollando un nuevo cohete de carga pesada llamado Superheavy que se ensamblará a la nave Starship para múltiples vuelos. La NASA tampoco se quedó atrás y está construyendo, con más demora, su poderoso cohete Space Launch System (SLS).

Pero, ¿en qué se diferencian y cuál es más poderoso?

Se sabe que para romper la fuerza gravitatoria terrestre, los cohetes pasan por múltiples etapas para entrar en órbita. Primero quema millones de litros de combustible en minutos para impulsarse. Luego descarta los tanques, por lo que el cohete se vuelve más liviano y rápido. Así, el sistema de lanzamiento de SpaceX estará compuesto por dos etapas: el vehículo de lanzamiento conocido como Super Heavy y Starship.Dibujo de lo que será el nuevo cohete de SpaceXDibujo de lo que será el nuevo cohete de SpaceX

Super Heavy funciona con motores Raptor, los mismos que utiliza el exitoso cohete de SpaceX llamado Falcon 9. Dicho motor quema una combinación de metano líquido y oxígeno líquido (un combustible como el querosén y un oxidante como el oxígeno líquido, se juntan en una cámara de combustión y se encienden). La llama produce gas caliente a alta presión que se expulsa a alta velocidad a través de la boca del motor para producir el empuje necesario para atravesar la atmósfera terrestre.

El nuevo cohete proporcionará 15 millones de libras de empuje en el lanzamiento, que es aproximadamente el doble que los cohetes de la era Apolo. Sobre este lanzador se encuentra la nave Starship, impulsada por otros seis motores Raptor y equipada con una gran bodega para acomodar satélites, víveres, oxígeno, compartimentos para hasta 100 tripulantes e incluso tanques de combustible adicionales para repostar en el espacio, lo cual es fundamental para los vuelos espaciales interplanetarios de larga duración.Los astronautas Bob Behnken y Doug Hurley dentro de la cápsula Dragon en camino a la Estación Espacial Internacional - NASA TVLos astronautas Bob Behnken y Doug Hurley dentro de la cápsula Dragon en camino a la Estación Espacial Internacional – NASA TV

La nave espacial está diseñada para operar tanto en el vacío del espacio como dentro de las atmósferas de la Tierra y Marte, utilizando pequeñas alas móviles para planear hasta la zona de aterrizaje deseada. Una vez sobre el área de aterrizaje, el Starship se voltea a una posición vertical y usa sus motores Raptor a bordo para realizar un descenso y aterrizaje motorizados, lo que le brindará el empuje suficiente para levantarse de la superficie de Marte o de la Luna, superando la gravedad más débil de estos mundos y regresar a la Tierra, nuevamente haciendo un aterrizaje suave. El Starship y el Super Heavy son totalmente reutilizables y todo el sistema está diseñado para llevar más de 100 toneladas de carga útil a la superficie de la Luna o Marte con el fin de comenzar a construir colonias espaciales.PlaySpceX revela nuevas imágenes del estallido del cohete Starship en su última prueba fallida

Las pruebas de esta nave espacial está madurando rápidamente. Un vuelo de prueba el 9 de diciembre último del prototipo Starship, el SN8, demostró con éxito una serie de maniobras necesarias para que esto funcione. Alcanzó los 10 kilómetros en un espectacular salto, pero desafortunadamente tuvo un mal funcionamiento en uno de los motores Raptor y se estrelló al aterrizar.

“La presión del tanque de combustible era baja durante el aterrizaje, lo que causó que la velocidad de aterrizaje fuera alta”, escribió Musk en su cuenta de Twitter explicando el siniestro.Play

Esta semana sucedió lo mismo con el siguiente cohete, el SN9. La nave, que SpaceX intenta llevar a Marte, despegó, ascendió unos 10 kilómetros y al tocar tierra estalló creando una gran bola de fuego. “Volvimos a tener otro gran vuelo. Solo tenemos que trabajar un poco en el aterrizaje. Obtuvimos muchos datos buenos, y el objetivo principal, demostrar el control del vehículo en la reentrada subsónica, parecía ser muy bueno, y sacaremos mucho de eso”, manifestó el ingeniero de SpaceX, John Insprucker, durante la transmisión en vivo. Todo hace pensar que para el próximo lanzamiento del SN10 corregirán el sistema de aterrizaje.

El cohete de la NASAEl Space Launch System (SLS) de la NASA busca ser el sucesor del exitoso Saturno V que llevó al hombre a la Luna - NASAEl Space Launch System (SLS) de la NASA busca ser el sucesor del exitoso Saturno V que llevó al hombre a la Luna – NASA

El Space Launch System (SLS) de la NASA tomará la corona del descontinuado Saturn V como el cohete más poderoso que la agencia haya usado. La encarnación actual del legendario cohete que nos llevó a la Luna tiene casi 100 metros de altura y contiene más de 3,3 millones de litros de hidrógeno líquido y oxígeno líquido (equivalente a una pileta y media de tamaño olímpico). Está propulsado por cuatro motores RS-25 y su principal diferencia con los Raptors de SpaceX es que queman hidrógeno líquido en lugar de metano.

La etapa central del cohete tiene dos propulsores de cohetes sólidos, unidos a sus lados, que proporcionan un empuje combinado total de 8.2 millones de libras en el lanzamiento, aproximadamente un 5% más que el Saturn V en el lanzamiento. Esto elevará la nave espacial a la órbita terrestre baja. La etapa superior está destinada a llevar la carga útil adjunta y la cápsula del astronauta fuera de la órbita de la Tierra. Se trata de una etapa de combustible líquido más pequeña impulsada por un solo motor RL-10 (ya en uso por los cohetes ATLAS y DELTA) que es más pequeño y liviano que el RS-25.Diferentes estapas del SLS de la NASADiferentes estapas del SLS de la NASA

El Space Launch System enviará la cápsula de la tripulación Orion, que puede llevar hasta seis tripulantes durante 21 días, a la Luna como parte de la misión Artemis-1, una tarea que los actuales cohetes de la NASA no son capaces de realizar. La cápsula tendrá grandes ventanas acrílicas y tendrá su propio motor y suministro de combustible, así como sistemas de propulsión secundarios para regresar a la Tierra. Las futuras estaciones espaciales, como la programada Lunar Gateway, servirán como un centro logístico, que puede incluir el reabastecimiento de combustible.

Es poco probable que la etapa central y los cohetes impulsores sean reutilizables (en lugar de aterrizar, caerán al océano), por lo que el sistema SLS tiene un costo más alto, tanto en materiales como ambientalmente. Está diseñado para evolucionar a escenarios más grandes capaces de transportar tripulación o carga con un peso de hasta 120 toneladas, que es potencialmente más que Starship.Fotografía facilitada por la agencia espacial estadounidense NASA que muestra la cápsula Orión y el cohete propulsor Delta IV, listos para su lanzamiento en Cabo Cañaveral Florida (EE.UU.). EFE/NASA
Fotografía facilitada por la agencia espacial estadounidense NASA que muestra la cápsula Orión y el cohete propulsor Delta IV, listos para su lanzamiento en Cabo Cañaveral Florida (EE.UU.). EFE/NASA

Gran parte de la tecnología que se utiliza en SLS se denomina “equipo heredado”, ya que se adapta de misiones anteriores, lo que reduce el tiempo de investigación y desarrollo. Sin embargo, a principios de este mes, un disparo de prueba de la etapa central de SLS se detuvo un minuto después de la prueba de 8 minutos debido a una sospecha de falla de un componente. No se produjeron daños importantes y el director del programa SLS, John Honeycutt, declaró ante el incidente: “No creo que estemos ante un cambio de diseño significativo”.

Y el ganador es…

Entonces, ¿qué nave espacial es probable que lleve a una tripulación a la luna primero?Los cohetes más poderosos en la carrera espacialLos cohetes más poderosos en la carrera espacial

Si es por ensayos ya efectuados, SpaceX parece liderar la carrera. Si es por fechas ya estipuladas, la NASA parece ser la ganadora, ya que anunció que el programa Artemis 2 (sustituto de Apolo) está previsto como la primera misión con tripulación que utiliza SLS para realizar un sobrevuelo de la Luna y se espera que se lance en agosto de 2023. A pesar de que SpaceX no tiene una fecha específica prevista para el lanzamiento con tripulación, Musk también ha declarado que una misión marciana tripulada podría tener lugar ya en 2024 , también utilizando Starship.

En última instancia, es una competencia entre una agencia que ha tenido años de pruebas y experiencia, pero está limitada por un presupuesto de los contribuyentes fluctuante y cambios en la política administrativa, y una empresa relativamente nueva en el juego pero que ya ha lanzado 109 cohetes Falcon 9 con un 98% de tasa de éxito y tiene un flujo de caja dedicado a largo plazo.

Quien despegue con astronautas a la Luna inaugurará una nueva etapa en la carrera espacial del hombre y marcará tendencia para conquistar por primera vez el planeta rojo.